ATARDECER EN LA COLINA 

El cuerno quejoso suena en la colina, 
suben los rebaños, brillan las estrellas, 
las aguas responden, gimiendo en las fuentes; 
bajo las acacias, querida, me esperas. 

La luna atraviesa clara y santa el cielo, 
tus ojos contemplan el raro follaje, 
las estrellas húmedas nacen en lo alto, 
tú estás de ansias llena y de amor tu seno. 

Las nubes resbalan, sus rayos se estrian, 
levantan las casas sus techos vetustos, 
la roldana al viento chirria en el pozo, 
el valle es de humo, las flautas murmuran. 

Hombres fatigados, la hoz sobre el hombro, 
vuelven de los campos; la toaca* resuena, 
la campana llena con su voz la noche, 
y mi alma se quema de amor en tu fuego. 

¡Ah!, pronto en el valle el pueblo se duerme, 
¡ah!, pronto mis pasos hacia ti me llevan. 
Cerca de la acacia pasaré la noche 
e incansablemente te diré: te quiero. 

Las cabezas juntas, una contra otra, 
bajo la alta acacia nos adormiremos 
¿Quien la vida entera no la entregaria 
por una tan bella, tan dichosa noche? 
  

(MARIA TERESA LEON y RAFAEL ALBERTI)  

*Toaca es un trozo de madera o metal que se golpea para llamar a la oracion.

*
Transcribed by Elena Velicu
School No. 10 Focsani, Romania
*
Home | Spanish